El Consejo de Ministros ha aprobado la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2014-2020, un documento que dotará a España de un marco común que permitirá armonizar las distintas actuaciones que, en relación con la responsabilidad social, se están desarrollando tanto en el ámbito público como en el privado.

Según la referencia del Consejo de Ministros, la estrategia responde a las recomendaciones plasmadas en la Estrategia Renovada de la Unión Europea sobre Responsabilidad Social de las Empresas (RSE), que insta a los países miembros a impulsar políticas nacionales en materia de RSE y que compromete a las empresas, las administraciones públicas y al resto de organizaciones para avanzar hacia una sociedad y una economía más competitiva, productiva, sostenible e integradora.

En su elaboración han participado los cuatro grupos que componen el Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas (administraciones públicas, empresas, sindicatos y sociedad civil organizada), además de otros ministerios, las comunidades autónomas, las entidades Locales, responsables de RSE de grandes empresas y expertos académicos.

La Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas aspira a impulsar acciones para reforzar los compromisos de las empresas y las administraciones públicas con las necesidades y preocupaciones de la sociedad española, entre las que se encuentra la generación de empleo.

También pretende reforzar los modelos de gestión sostenibles que ayuden a las empresas a ser más competitivas y a las administraciones públicas más eficientes, además de potenciar aquellos programas de responsabilidad social que impulsen la Marca España, la credibilidad internacional y la competitividad de la economía española, junto a la sostenibilidad y la cohesión social.

La estrategia parte de seis principios, marca cuatro objetivos estratégicos y diez líneas de actuación.

Entre los principios está la competitividad y, en este sentido, contempla la puesta en marcha de actuaciones en materia de responsabilidad social y una apuesta por la excelencia en la gestión de las empresas que redunda en la mejora de su posición en el mercado, su productividad, rentabilidad y sostenibilidad.

Otro de los principios es la cohesión social encaminada a aumentar la eficacia de las organizaciones en la promoción de la igualdad de oportunidades y la inclusión social, y a que los ciudadanos identifiquen la misma como un elemento de cohesión social para ayudar a reducir los efectos sociales de la crisis económica, principalmente la pérdida de puestos de trabajo, y con la creación de empleo.

Además, entre los principios está la creación de valor compartido, la sostenibilidad, la transparencia y la voluntariedad.

Entre los objetivos de la estrategia, se encuentra impulsar y promover la RSE, tanto en las empresas, incluidas las pymes, como en el resto de organizaciones públicas y privadas, en sus actuaciones en los diversos ámbitos geográficos en los que operan.

Asimismo, la estrategia contempla líneas de actuación para extender la cultura de la responsabilidad social al conjunto de la sociedad a través de actuaciones como la promoción de sus principios, de las recomendaciones de consenso internacional en esta materia y la difusión de buenas prácticas en este ámbito.

En esta línea, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social pondrá en marcha en los próximos meses una herramienta telemática y un procedimiento de publicación de las memorias e informes de responsabilidad social y sostenibilidad que realicen las empresas.

Estas memorias serán publicadas en el Portal de la Responsabilidad Social, un nuevo espacio que se ubicará en la web del propio Ministerio.

Sello de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven

Además, recoge el denominado sello de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, un reconocimiento que ya tienen más de 600 entidades públicas y privadas que han puesto en marcha planes de actuación por valor de más de 550 millones de euros, que se suman a los recursos públicos de fomento del empleo entre los jóvenes.

También se prevé la próxima firma de un convenio con las entidades representativas de la economía social para extender y afianzar los principios de la responsabilidad social en los colegios organizados bajo la fórmula de cooperativas de enseñanza.

Para reforzar el denominado “Buen Gobierno”, ya existen varios proyectos, como la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de Entidades de Crédito, que introduce reformas en materia de gobierno corporativo.

Además, la futura Ley de Mutuas establece que ningún directivo de las mutuas de accidentes y contingencias profesionales podrá cobrar, entre retribuciones básicas y complementarias, más de lo que gana el titular del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

La Estrategia también recoge la elaboración de informes anuales que incorporen la información de aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno, y la constitución de un grupo de trabajo interministerial para la trasposición de la nueva directiva del Parlamento Europeo y del Consejosobre divulgación de información no financiera e información sobre la diversidad al ordenamiento jurídico español.

El Gobierno recuerda que también se ha puesto en marcha el fomento de la fiscalidad responsable en las organizaciones, el impulso de actuaciones dirigidas a combatir el fraude, tanto laboral como fiscal, y la economía sumergida, y el desarrollo de programas de transparencia, integridad y lucha contra la corrupción en todas las organizaciones.

Las organizaciones socialmente responsables deberán prestar atención a la creación de empleo de calidad 

Para el fomento del empleo, la Estrategia dice que las organizaciones socialmente responsables deben prestar atención especial a la creación de empleo de calidad y tener en cuenta a los colectivos con mayores dificultades de inserción laboral. Además, deben poner en marcha prácticas que impulsen la diversidad en las plantillas para que éstas sean un reflejo real de la sociedad en la que se desarrollan.

Guía de buenas prácticas en la inversión de productos financieros

También prevé la elaboración de una guía de buenas prácticas que sirva de instrumento para la inclusión, difusión y seguimiento de criterios éticos, ambientales, sociales, de derechos humanos y de buen gobierno en las políticas de inversión de productos financieros y de ahorro, así como impulsar la inversión socialmente responsable por parte de los pequeños inversores.

La Estrategia también recoge actuaciones para fomentar el consumo responsable, el respeto al medio ambiente, la cooperación al desarrollo y la protección de los derechos humanos en toda la cadena de valor.

Contempla, además, medidas como la creación de un grupo de trabajo dentro de la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales para garantizar la armonización y unidad de mercado en materia de RSE y su promoción en todo el territorio.

Además, incluye la puesta en marcha del Observatorio de la Responsabilidad Social de las Empresas, que estará coordinado por la Dirección General del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El documento incluye, además, una clasificación de las sesenta medidas que contempla según su prioridad (trece son de prioridad muy alta, diecisiete son de prioridad alta y treinta son de prioridad media) y determina qué entidades son las encargadas de impulsar y poner en marcha cada una de las actuaciones.

Además, la Dirección General del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas realizará un informe anual que se presentará al Consejo Estatal de la Responsabilidad Social de las Empresas y a la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales para su posterior evaluación.

FUENTE: EFEEMPRESAS

Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Facebook