María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad, ha destacado la importancia de que exista un protocolo de seguimiento para los supervivientes de cáncer infantil.

 

NIÑOS CON CÁNCER aborda otra demanda más, tras conseguir que se creen las primeras Unidades de Onco-Hemología Específicas para adolescentes y que todas las UCIP del país permitan el acompañamiento de los padres las 24 horas del día.

 

Madrid, 15 de febrero de 2019.- Con motivo de la conmemoración del Día Internacional del Niño con Cáncer, la Federación Española de Padres de NIÑOS CON CÁNCER ha presentado su campaña #folLOVEme en un acto celebrado esta mañana en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS) para reivindicar la existencia de un protocolo de seguimiento para los supervivientes de cáncer infantil, cuyo objetivo es prever y tratar las posibles secuelas que pueden padecer. Una demanda que ha sido reconocida y apoyada por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, durante su discurso de clausura.

 

«Falta recorrido para cumplir estas aspiraciones, hay que seguir trabajando para que el Sistema Nacional de Salud dé una respuesta integral al cáncer infantil», ha afirmado Carcedo. Según ha explicado, la tasa de supervivencia a los cinco años es de casi el 80%, “pero es una cifra que no nos satisface. Tenemos que avanzar para que sea del 100%”.

 

Asimismo, ha destacado la importancia de que el tratamiento que reciben los niños que padecen o han padecido cáncer infantil contemple también un apoyo psicológico y social: «Las necesidades de los niños con cáncer no se limitan solo a mejores tratamientos y atención médica, sino que requieren de un apoyo psicológico y social y la prevención y el tratamiento también de las secuelas, para que el niño tenga un seguimiento».

 

Así, ha mostrado su compromiso con la reivindicación realizada por NIÑOS CON CÁNCER reconociendo, a su vez, la labor de las asociaciones de familias afectadas y agradeciendo el papel fundamental que desempeñan en la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

 

Según los expertos que han intervenido en el acto, se estima que el próximo año habrá 11.300 supervivientes de cáncer infantil de entre 15 y 30 años, un número que irá aumentando progresivamente y que debe constituir una preocupación social para que estos pacientes puedan beneficiarse de programas de promoción de la salud.